“Mi sueño es que un día Macedonia vuelva a ser cristiana”

Mallorca en Misiones – Proyecto Macedonia 2013

 

                         Un equipo de cinco personas de la Iglesia Cristiana Evangélica de Palma de Mallorca (conocida comúnmente como Iglesia de Murillo) y pastoreada por el pastor Miguel Navarro, visitó Macedonia desde el 19 de Noviembre hasta el 05 de Diciembre.

Visitaron cinco ciudades de este hermoso país balcánico (Kumanovo, Skopje, Bitola, Prlep y Ohrij) en cada una de ellas se reunieron con pastores de diferentes denominaciones.

El motivo de esta visita era comprobar en terreno la situación de la iglesia en Macedonia, una primera toma de contacto a través de un hermano macedonio, Vangel Macowsky, que es miembro de la iglesia de Palma.

En la conversación sostenida con los pastores y hermanos se pudo percibir un ambiente de pesimismo debido a los altos niveles de cesantía en el país. Pero también era recurrente la queja de por qué los ministerios cristianos invierten más en países vecinos que en la propia Macedonia. Ven cómo los recursos espirituales y financieros son desviados hacia otros lugares soslayando a su país.

Su propia conclusión era que por el momento Macedonia es un país para invertir, para entregar, para dar y sembrar sin medida, y no para estrujar o quitar la poca riqueza espiritual y material que nuestros hermanos actualmente poseen. En medio de tanto ministerio actual ávido de riquezas, éste no es un lugar próspero para cosechar…

También observaron en terreno el esfuerzo y sacrificio que los pastores, especialmente, realizan a diario para compaginar su llamado pastoral con la vida familiar, llegando en ocasiones a realizar verdaderos sacrificios para no abandonar a sus escasas ovejas de ser presas del acechante, constante y peligroso llamado de la iglesia ortodoxa y del integrismo islámico, presentes en cada esquina aquí en Macedonia. Aquí, en nuestro país el convertirse a Cristo es una cuestión de dureza de corazón. Allí, en ocasiones, es una cuestión de vida o muerte.

Otro de los problemas a los cuales se enfrentan es el casi permanente ostracismo al cual les relega gran parte de la sociedad macedónica, representada en la prensa, política, cultura, etc. La anti propaganda que usan en contra de nuestros hermanos es constante y poderosa. Cada cierto tiempo y haciendo uso de los periódicos y televisión, los líderes ortodoxos se encargan de publicar artículos o declarar proclamas desacreditando a las iglesias evangélicas de Macedonia. Frases tales como:” Son vampiros”, “Las sectas evangélicas son peligrosas para este país”, “Aquel que abandone la fe ortodoxa es un traidor a Macedonia”, o “Ser ortodoxo es ser macedonio y ser macedonio es ser ortodoxo”, declaran el espíritu anti tolerante y sectario de la iglesia oficial.

Más ellos se sienten muy animados y cubiertos espiritualmente con la visita de hermanos extranjeros. “Nos visitan los hermanos españoles” era la frase más recurrente que escucharon en cada iglesia u hogar que visitaron. Ellos anhelan sentirse apoyados de forma más constante desde afuera, ya que necesitan este aliento espiritual para llevar adelante el evangelio en medio de esta nación, atada a la idolatría y paganismo milenarios.

Pero, a pesar del hostil ambiente que les rodea, los pastores y hermanos tienen una amplísima visión para este país. Como dijo uno de los pastores con quienes compartieron: ” Mi sueño es que un día Macedonia vuelva a ser cristiana”.

Ellos tienen claro lo que deben hacer y lo seguirán haciendo en obediencia al Señor y sus mandamientos. Pero en relación a los hermanos extranjeros han realizado tres peticiones puntuales:

a) Mucha ayuda espiritual, especialmente oración, maestros y gente que apoye a la iglesia macedónica con sus dones y talentos.

b) Que vayan hermanos desde acá a trabajar entre la gente de allí, pues piensan que un extranjero puede hacer mucho más en medio de ellos.

c) Que esta toma de contacto o visitas como esta desde Mallorca (o cualquier lugar del mundo) sean permanentes, ya que les anima el saber que otros hermanos del mundo están pendientes de su situación espiritual.

“Esta visita es un hecho histórico” así calificó un pastor y teólogo de la ciudad de Bitola la presencia de estos hermanos en medio de las iglesias. Porque, confesó, es primera vez desde que pastorea iglesias en aquel lugar que una iglesia extranjera se preocupa de visitar a las  de Macedonia y de comprobar en terreno la situación de las mismas. Esto nunca se había realizado, excepto entre las de la misma congregación, pero nunca una visita que abarque a iglesias de diferentes congregaciones.

Ahora todo el equipo misionero de la iglesia de Palma comparte la misma sensación: Que este ha sido un viaje enriquecedor y espiritualmente muy provechoso, no sólo para ellos que iban con la misión de estudiar en terreno el estado de las iglesias macedónicas, sino que también para los hermanos en la fe en Macedonia. Y ya preparan un segundo equipo más grande para Noviembre del próximo año, con el cual irán para ayudar a construir y reparar iglesias, casas de hermanos o vecinos o dar la ayuda social que sea necesaria. Allí hay todo por hacer, como diría un pastor macedonio.

Por el momento Macedonia quedó atrás en el tiempo y la distancia, pero también quedó esperando una respuesta nuestra, de la iglesia española, en el cercano futuro…

Equipo con pastor Trajce (al centro) de Prlep