Resumen Septiembre “Yo Soy”

Categories: mujeres

Este nuevo año, hemos dado comienzo a nuestras Reuniones de Mujeres el pasado 27 de septiembre con muchas expectativas y ánimos.

Durante este año nuestro objetivo principal será aprender a “SER”. Nuestra identidad en Dios ¿Quién soy? Y ¿Quién soy en él?

Nuestra primera reunión se basó en la temática centrada en el YO SOY. Mónica, que dirigió la primera reunión, inició diciendo que “cada una de nosotras, es una pieza única y preciosa en las manos de Dios” y siguió leyendo un versículo en Efesios 2:10 (NVI) “Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica”

A continuación Digna se centró en un pasaje de Éxodo, donde Jehová le dice a Moisés que se presente ante los israelitas que estaban en Egipto y que les diga: “YO SOY EL QUE SOY, EL DIOS DE SUS ANTEPASADOS ME HA ENVIADO” para liberarlos y sacarlos de la esclavitud. Aquí Jehová le da claramente su nombre. “Este es mi nombre eterno, por todas las generaciones” (Éxodo 3:13-15)

Como “Dios es amor” el amor debe ser nuestra base. Nuestro ser, es decir, nuestra identidad, Dios la forma en nosotras a través de su palabra, leyéndola y poniéndola en práctica. Así, podremos reflejar su vida en nosotras. Si lo buscamos y pasamos tiempo con Él nos pareceremos y reflejaremos su vida misma en nosotras.

Una vez que hemos creído, a través del Espíritu Santo, Él nos empieza a moldear como barro para hacernos más y más a la imagen de su hijo Jesucristo, varón perfecto lleno de amor y compasión. Por lo tanto, nuestro ser debe tener su carácter, mediante la oración y lectura de su palabra desarrollando lo que ÉL es en nosotras.

En esta época actual donde vivimos ahora Dios también nos habla y nos dice.

¿Quién soy yo?

-          Su hija, un vaso en sus manos. Me debo parecer en su carácter y reflejar su identidad. Él es amor.

¿Qué debo ser?

-          Una imitadora de Jesús siendo fiel, luz, sal, humilde, alegre, agradecida, amable…ser como Cristo.

Efesios 5:1 (NVI) “Por tanto, imiten a Dios, como hijos muy amados, y lleven una vida de amor, así como Cristo nos amó y se entregó por nosotros como ofrenda y sacrificio fragante para Dios”

Los dones que Dios nos da también son importantes pero el orden correcto es SER y HACER. Primero conocer en la intimidad al Señor, tener su identidad, andando en amor y luego servirle con un corazón sincero y agradecido sin olvidar de donde nos sacó.

Antes de los dones, primero debemos tener y necesitamos del FRUTO amor para poder tener gozo, paciencia, paz, benignidad, mansedumbre, templanza, fe, bondad. Si no los tenemos, debemos anhelarlos y si los tenemos debemos cultivarlos.

Cada día necesitamos de la identidad del Señor. No somos mujeres perfectas, pero sí, mujeres redimidas. No debemos conformarnos sino siempre desear ser más como Jesús, siendo compasivas y llenas de amor.

Filipenses 1:6 (NVI) “Estoy convencido de esto: el que comenzó tan buena obra en ustedes la irá perfeccionando hasta el día de Cristo Jesús”

Pasemos tiempo a solas con ÉL, conozcámosle en la intimidad. Así, podremos reflejar su carácter y seremos sal y luz a este mundo perdido que tanto nos necesita.

 

Os dejamos el hilo conductor que seguiremos en las reuniones de este nuevo curso: ser
Conoce las últimas noticias en facebook

Deja un comentario