Reunión mensual 26/10/2013

Categories: mujeres

El pasado 26 de Octubre disfrutamos de una nueva reunión de mujeres en la cual se nos enseñó que todas somos llamadas a convertirnos en canal de bendición.

Se trabajó el tema conociendo la intervención de una mujer anónima, usada por dios en un momento crucial de la vida del rey David. Se trata de la Campesina de Bahurim, una mujer que tan sólo consta en dos versículos de la Biblia pero que fue muy útil para Dios.
Para conocer en su plenitud la historia donde ella aparece es bueno leer 2ª Samuel des del capítulo 13 hasta el 18. Es una historia realmente llena de secuencias emocionantes de la vida de David, de sus hijos, y los amigos de David. Se plantea a lo largo de estos capítulos una serie de conflictos. Uno de los más importantes es la rebelión de Absalón hacia su padre, el rey David. Absalón se rebela para quitarle el reino a su propio padre y éste para no luchar con su propio hijo decide huir.

A lo largo de la huida se cuenta como David traza un plan con su consejero Husai y Absalón traza un plan con su consejero Ahitofel. Ambos planes tienen objetivos diferentes. Absalón quiere acabar con la vida del rey y así él gobernar. Y por otro lado el plan de David se basa en infiltrar seguidores suyos de confianza para estar al tanto de donde está su hijo, tener noticias, y que el infiltrado cambiara el plan de Ahitofel. Husai es el infiltrado que envía David y consigue el objetivo que David le había marcado. Modifica el plan de Ahitofel y el pensamiento de Absalón.

Además de Husai en el bando de Absalón había dos jóvenes, amigos de David, a los que se les encargó dar aviso a David de los planes de su hijo. Los dos jóvenes, Jonatán y Ahimas, se convierten en espías. Empiezan su andadura sin problemas hasta que son descubiertos por un joven partidario de Absalón. Su vida se pone en peligro y necesitan no ser descubiertos.
Hablamos de estos dos jóvenes no como unos personajes cualquiera sino como unos hombres los cuales Dios estaba cuidando y guiando. Y, son guiados hasta Bahurim, a la casa más adecuada del pueblo. Llegan corriendo buscando el perfecto escondite y allí lo encuentran.

Estamos cerca de conocer a la protagonista que nos lleva al tema que trabajamos en la reunión. Para hallar la participación de la campesina de Bahurim debemos leer los versículos 19 y 20 de 2ª Samuel 17 “Y tomando la mujer de la casa una manta, la extendió sobre la boca del pozo, y tendió sobre ella el grano trillado; y nada se supo del asunto. Llegando luego los criados de Absalón a la casa de la mujer, le dijeron: ¿Dónde están Ahimaas y Jonatán? Y la mujer les respondió: Ya han pasado el vado de las aguas. Y como ellos los buscaron y no los hallaron, volvieron a Jerusalén.”
Si sólo conocemos la historia hasta este punto sin profundizar en la función de la campesina puede parecer una historia poco relevante. Pero si nos cuestionamos ¿por qué fue tan importante la acción de la campesina? y ¿qué podemos extraer de ella como ministerio de mujeres?
Su acción fue de gran ayuda. Extendió una manta cubriendo el pozo y colocando encima grano como si estuviera secándolo, como si estuviera haciendo un trabajo diario. De esta forma tan sencilla despistó a los hombres de Absalón. El papel de esta campesina es fundamental. Se jugó la vida por defender la vida de David. Su fe y valentía permitió que ella disimulara el miedo que imagino tendría a que pudiera ser descubierta. Sin duda fue una mujer usada por Dios para salvar toda la causa de David y su reinado.
Los jóvenes espías no fueron descubiertos gracias a la iniciativa positiva de cubrir el pozo y a la respuesta ágil y astuta que dio “Y la mujer les respondió: Ya han pasado el vado de las aguas…” Se llama a vado al hecho de cruzar un cauce de agua, habitualmente un río que es lo que pensaron los soldados, pero ella sin citarlo se refería al pozo; el cual tendría poca agua o nada ya que cuando se secaba el trigo quería decir que estaban en verano.

Esta historia transcurre en una época que numerosas personas anónimas hubieran estado dispuestas a exponer su vida por la del rey. Esta mujer sin duda estaría orando en favor de David durante su exilio y Dios la escogió. Por ello no es una historia sin importancia. La campesina discierne el propósito de Dios sobre la vida de David y la relevancia que esto tendría para el pueblo de Israel. El Señor usa como instrumento a una mujer de pueblo que podría pasar desapercibida y que podría haber sido cualquier otra persona sin un gran nombre en el pueblo, un buen oficio o una posición social diferente. No.

Dios puede utilizar a la persona que menos esperamos como canal de bendición.
No siempre la persona más cercana a nosotras, a la que le confiamos nuestras cosas, le contamos nuestros deseos… nos ayudará en la realización de éstos porque ya sabemos que a veces fallamos. PERO, si ponemos nuestra confianza en Dios, Él establecerá las conexiones pertinentes y oportunas por las cuales recibiremos bendición.

Todas somos llamadas a convertirnos en canal de bendición, indistintamente de nuestra condición social, cultural, estatus, de raza… tenemos que crecer y evolucionar y para ello debemos querer, estar dispuestas y confiar.
Ahora que ya conoces un poco más a esta mujer anónima, no conocemos más que su género y oficio, pero conocemos su valentía, su iniciativa, su sabiduría, su fidelidad ¿no quieres ser como la Campesina de Bahurim?

Deja un comentario